pressadminabril 8, 20205min382

Left Banner

Left Banner

Julio C. Tello, Padre de la Antropología y Protector del Patrimonio Cultural de la Nación

010

Por haber descubierto las dos culturas más famosas del antiguo Perú (la Cultura Chavín y la cultura Paracas) en el siglo XX, se le considera como el padre de la arqueología peruana a Julio C. Tello, quien nació en 1880 en la provincia de Huarochirí en Lima. Tello ingresó a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en la Facultad de Medicina donde se graduó de Bachiller con su tesis “La antigüedad del Sífilis en el Perú” que fue brillante.

El rector de la UNMSM solicitó una beca para que estudie en la Universidad de Harvard donde se doctoró en Ciencias Antropológicas, continuando su especialización en Londres y en Berlín. Retornó al país y fue nombrado Director del Museo de Historia Natural y años después, creó el Museo Nacional de Antropología, Arqueología e Historia del Perú. El año 1917 fue elegido Diputado  por la provincia de Huarochirí de Lima y el año 1919 obtuvo el grado de doctor en Medicina y ese año presidió la expedición a Chavín que fue una cultura que fue la piedra angular de su teoría. El año 1962 inauguró el Museo de Sitio de Paracas y Julio C. Tello falleció el 11 de abril de 1947.

Reconociendo el aporte de Julio C. Tello a la arqueología nacional, mediante resolución suprema 115-86-Educacion, el gobierno declaró que cada 11 de abril de cada año, se debía recordar el Día del Arqueólogo Peruano. Pero, fue el 26 de noviembre de 1986 cuando se dio la partida de nacimiento legal del Colegio de Arqueólogos del Perú con la Ley 24575 que promulgó el ex presidente Alan García Pérez, mientras que el Estatuto de esta orden profesional fue aprobado por el Decreto Supremo 014-2004-Educacion en el gobierno del ex presidente Alejandro Toledo.  La arqueología es la ciencia que aplica con fundamento y responsabilidad los conocimientos científicos y técnicos logrados a través del estudio, la experiencia y practica de las investigaciones arqueológicas del país.

La tarea del profesional arqueólogo es el estudio de los restos materiales producto de la actividad humana, mediante el cual se crean los conocimientos sobre los procesos culturales de las sociedades, y su aplicación se da en los campos de la educación, la protección, la conservación, la puesta en valor y la divulgación del patrimonio cultural de la Nación. Su organización nacional, tiene órganos directivos, entre ellos la Asamblea Nacional que es el máximo organismo de deliberación y acuerdos institucionales. Luego sigue el Consejo Directivo Nacional, el Comité Ejecutivo Nacional, el Consejo de Decanos, el Tribunal de Ética y Disciplina y la Comisión Revisora de Cuentas.

Tiene órganos descentralizados en el país, contando con cuatro regiones. La región Norte con sede en Trujillo constituido por los Departamentos de Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad, Cajamarca, Amazonas, San Martin y Loreto. La región Centro con sede en Lima, Ica, Ancash, Huánuco, Cerro de Pasco, Junín, Ayacucho, Huancavelica y Ucayali. La región Sur Este con sede en la ciudad de Cuzco, y los Departamentos de Cuzco, Madre de Dios y Puno, mientras que la región Sur Oeste, tiene su sede la ciudad de Arequipa, Moquegua y Tacna. Según el portal, Ponte en Carrera, los egresados de la carrera profesional de arqueología ganan un promedio mensual que bordea entre 1,642 soles a 4 mil soles en el territorio nacional.

pressadmin


Post Banner

Post Banner