Hugo Amanque Chaiñaenero 2, 202210min336

Left Banner

Left Banner

Los periodistas deben decir la verdad y no servir a intereses perversos afirma maestro Carlos Meneses

carlitos

Uno de los maestros en periodismo de Arequipa es Don Carlos Meneses Cornejo, quien, en sus seis décadas de ejercicio periodístico, a su lado se formaron decenas de hombres de prensa que hoy destacan en el sector privado y público. En merito a su notable trayectoria en la administración pública que fue muy corta y en el periodismo mistiano, ha sido distinguido por instituciones, universidades, medios de comunicación y organizaciones representativas de la blanca ciudad. Arequipa Misti Press, dialogó con el actual director del Diario El Pueblo, donde dio cuenta de sus inicios en esta profesión, su paso por la CORDEA, así como refiere los valores que los periodistas siempre deben conservar porque son referentes de toda sociedad.

¿Cuándo y dónde nació usted?

Nací en la Calle Melgar 213 el 28 de marzo de 1936. Mis padres fueron Carlos Meneses y Adela Meneses, ambos longevos. Mi padre murió a los 94 años y mi madre a los 29 años. Mi padre no escribió artículos periodísticos y mi familia provenía de hombres del Derecho, ya que mi abuelo fue primer Decano y fundador del Colegio de Abogados de Arequipa y siempre me pregunté porque yo fui periodista.

¿Dónde cursó sus estudios?

Me eduque en el Colegio San Francisco de Asís hasta tercero de secundaria. Recuerdo que ese año hicimos una huelga porque nos jalaron a todo el salón de clase. A raíz de la protesta, el Colegio nos obligó a tomar un examen de reposición y me advirtieron que para el cuarto año ya no tenía vacante.

¿Por qué se dedicó al periodismo y quien influyó en esa decisión?

Creo que fui periodista por mi madre. Ella era muy observadora, exageradamente observadora. Con ella aprendí que no podía ser buen periodista sino era un buen observador. En esa época no había Escuela de Periodismo y aprendí prácticamente en los medios de comunicación de esa época, como el Diario El Pueblo, luego en el Correo y El Deber.

¿De quienes aprendió de periodismo y en que diarios y medios laboro usted?

Aprendí de los maestros Juan José Barriga y Samuel Lozada Tamayo. Yo me inicie en el Diario El Pueblo en 1954 apenas termine educación secundaria y escribí una columna de radio y cine, pero era un simple colaborador. En el Diario El Deber empiezo ya como periodista de planta en la sección internacional donde fui llevado por mi amigo Samuel Lozada cuando dicho diario quedaba en la Calle Jerusalén. Incursione por unos años en la Radio en un radio periódico denominado “El Expreso”. Después trabaje en Televisión entre 1987 al 2001.

¿Porque se inclinó más por el periodismo escrito?

Mi pasión siempre fue la prensa escrita. Creo que el periodista tiene que tener amor por su ciudad y las personas que lo rodean. Mi mayor satisfacción es que al no tener hijos biológicos, he considerado como mis hijos a todos los jóvenes que laboraron e hicieron sus pininos bajo mi dirección. Yo creo que el jefe tiene que compartir angustias y alegrías de los jóvenes periodistas.

¿Qué satisfacciones e insatisfacciones le dio el periodismo?

Mi mayor insatisfacción fue conocer la pérdida de la libertad de expresión en los gobiernos autoritarios de Velasco y Fujimori. En el gobierno de Velasco deje de escribir hasta que retornó la democracia en 1980. El año de 1908 el Presidente Fernando Belaunde me nombró como Presidente de Corporación de Desarrollo de Arequipa que es similar hoy al Gobierno Regional de Arequipa hasta 1985, por lo que tampoco en ese periodo podía escribir, porque no podía ser funcionario público y periodista a la vez. En mi gestión nunca tuve un escándalo ni juicio penal.

 ¿Cuándo fue presidente de CORDEA lo tentaron alguna vez?

Recuerdo que teníamos la necesidad de mejorar el sistema de salud de Arequipa y equipar mejor los hospitales de Arequipa, Islay, Camaná y Aplao en la década del 80 del siglo XX. Se elaboró un expediente y se formó una comisión de avance tecnológico que monitoreaba el asunto. Entonces un representante de una de las empresas indirectamente nos ofreció una coima disfrazada de apoyo para ganar la licitación para reequipar los nosocomios, lo que rechace en forma inmediata y anulamos ese proceso. Lamentablemente la corrupción es uno de los problemas nacionales irresueltos y que aún se mantiene en el Estado y la sociedad peruana que debemos desterrar.

¿Qué anécdotas recuerda usted de su experiencia periodística?

Una anécdota que recuerdo es que di asilo periodístico al dirigente izquierdista Horacio Zeballos Gámez por 15 días en el Diario Correo y luego lo lleve a mi casa y posteriormente lo entregue al SUTEP. El segundo asilo le concedí a mi rival político, el aprista Elmer Córdova, ya que yo era de Acción Popular. Elmer me pidió auxilio porque la policía lo perseguía y lo escondí en el Diario Correo de la Calle Bolívar. Incluso pague a su defensa legal y denunciamos a todos los policías de la PIP. Lo entregamos a su familia y yo creo que los periodistas deben defender como principio la libertad de expresión.

¿Para usted ayer u hoy hay mejores periodistas?

Creo que la razón de ser del periodista es la calle y siempre estaremos sujetos al cambio de la sociedad y la tecnología, así como los estilos periodísticos. Hoy la prensa escrita tiene mucha competencia con la TV y esos cambios originan la modernización de la prensa, aunque también las redes sociales han aumentado donde se encuentra de todo. Percibo que hay un error en la formación de los periodistas en las Escuelas de Comunicación del país públicas como privadas. Hay algunos docentes de esas escuelas que no ejercen el periodismo y otros profesionales que no son de la especialidad por muy respetables que sean esas profesiones.

¿Qué valores y principios debe tener en cuenta y defender los periodistas?

Por supuesto que los periodistas tenemos valores y el primer valor es que el periodista tiene que decir la verdad, ser honesto consigo mismo y no servir intereses perversos ni mentir. El antivalor en la sociedad y en la prensa es la corrupción, por lo tanto, el hombre de prensa debe combatir ese flagelo porque corroe al país.

¿Qué consejos daría a usted a los periodistas jóvenes y a los estudiantes de periodismo?

Mi consejo a los jóvenes periodistas es que deben escribir y describir bien y en forma imparcial. Mi mayor alegría es caminar por mi ciudad a pie y saludar a todos y nunca haber recibido ningún rechazo de la población. Eso para mí es una condecoración. Pero mi mayor insatisfacción es no haber podido ver culminado los servicios e infraestructura de mi ciudad de Arequipa en forma ordenada en las últimas décadas, cuando fui autoridad regional y no exigir desde los medios que dirigí que las autoridades cumplan con modernizar la ciudad de Arequipa con servicios de infraestructura que aun carecemos en el siglo XXI.

Hugo Amanque Chaiña


Post Banner

Post Banner