Hugo Amanque Chaiñafebrero 8, 20213min213

Left Banner

Left Banner

A Dios rogando y con el mazo dando

costo alimentos

Estamos viviendo en una crisis profunda en todos los campos, la que se agudiza con mayor profundidad por la segunda ola de los contagios de la pandemia, donde el número de contagios y muerte sigue creciendo provocando desesperación y enfermedades mentales en las personas de todas las generaciones, porque se están quedando sin trabajo y no podrán pagar sus deudas y porque los padres de familia no podrán llevar el pan nuestro de cada día para sus hijos por falta de dinero.

Pero, además, están migrando a sus lugares de origen provinciano para poder sobrevivir llevando consigo en virus, y el contagio se está dando en todos los lugares donde llegan.

Sin embargo, los gobiernos de derecha de ayer y de hoy, incluido el de Sagasti, están descargando las crisis en los hombres y mujeres más vulnerables y están beneficiando los grandes grupos económicos y financieros que adeudan al estado por impuestos más de 15,000 millones de soles y tienen una riqueza acumulada que los ubica entre los grupos y familias más ricas de América Latina y del mundo.

Mientras tanto, los precios de las medicinas suben y no se venden medicamentos genéricos por la concentración monopólica de los laboratorios y farmacias; la gasolina acaba de subir y esto, a su vez, redundará en el precio de los fletes de transporte y desde luego la elevación de precios de los artículos de consumo popular.

Ya subió el gas, el pollo, la carne, pronto subirá el pan, las papas, frutas, el azúcar, etc., etc. que afectará a los hogares de los más desposeídos, aumentando la pobreza y extrema pobreza y donde los contagios se generalizarán provocando muertes; puesto que no podrán concurrir a los hospitales menos a clínicas privadas, ya que carecen de camas de emergencia y camas UCI, en el primer caso y los elevados derechos por atención médica en el segundo caso.

En este sentido, nos corresponde a los hombres y mujeres de izquierda, organizar e impulsar la movilización y lucha para que la crisis la paguemos todos, en especial los ricachones que se enriquecen en la pandemia a costa de la explotación de nuestros recursos naturales y la mano de obra de los trabajadores.

Así mismo, debemos potenciar la participación comunitaria, con las ollas comunes, los comedores populares, los comités del vaso de leche, que son creación de la izquierda, como expresión de la solidaridad popular. NO A LA NEGOCIACIÓN DEL COSTO DE VIDA

Bladimiro Begazo – Profesor y Político

Hugo Amanque Chaiña


Post Banner

Post Banner