Hugo Amanque Chaiñafebrero 12, 20225min2150

Left Banner

Left Banner

Al gran Maestro Benigno Ballón Farfán, la Joya Musical de Arequipa

ballon benigno

Imagen: TV PERÚ

Hace 130 años atrás, exactamente, el 13 de febrero de 1892 en el barrio tradicional de San Lázaro de Arequipa, nació Benigno Ballón Farfán, uno de las joyas musicales con notable talento y que fue declarado por el gobierno nacional a través de la resolución viceministerial N° 111-2018 del Ministerio de Cultura, como Patrimonio Cultural de la Nación a las obras musicales de Benigno Ballón Farfán en la categoría de Gran Maestro.

Ballón Farfán, fue hijo de Manuel Ballón Flores y Francisca Farfán, quienes lo bautizaron en la Parroquia de Santa Martha. De niño tocó el rondín, la guitarra, la flauta, el violín y el piano donde en forma precoz mostró su talento. Estudió en el Colegio del Padre Duhamel y Salesiano. Según los historiadores arequipeños, cuando tenía 13 años se presentó públicamente en el Centro Social Obrero ubicado en Calle Ejercicios donde cosechó los primeros aplausos del público.

Desde los 15 años trabajó en el reconocido Teatro Olimpo que después se llamó Teatro Fénix en Arequipa y posteriormente laboró como profesor de Música y Canto en el Instituto Experimental N° 5, en el Colegio San Francisco de Asís. Fue organista de la Catedral de Arequipa y por su talento musical fue muy requerido para las actuaciones musicales en los principales colegios de la blanca ciudad. Viajó a varias provincias del sur del país, a Lima, a Bolivia y Chile en 1940 donde se presentó y grabó varias composiciones en la tradicional RCA Víctor con la Orquesta Sinfónica de Santiago de Chile.

Formó un grupo musical con sus hijos y amigos en fiestas sociales e incluso en entierros hacia los cementerios de Arequipa ya que era una tradición histórica del siglo de la blanca ciudad al despedir a los fallecidos acompañados de sus familiares. Asistió con frecuencia a las picanterías típicas de antaño de Arequipa como la “Josefa” donde interpretaba temas musicales, ya que era el punto de reunión de la sociedad arequipeña y de las autoridades locales de la blanca ciudad. Fue autodidacta, ya que no había en la época una escuela profesional de músicos en el país.

Tuvo varios compromisos, siendo su primera esposa, María Josefa Vargas a quien le dedicó el Vals “Silvia” en 1955, Hortensia Medina a quien compuso el vals “Se fue mi amor”, mientras que su tercera esposa fue Matilde. Su talento e inspiración musical, le permitió componer más de un centenar de temas, la mayoría de ellas fueron inéditas, entre ellas, valses, marchas, marineras, canciones escolares, yaravíes, pampeñas, huaynos, canciones populares, zarzuelas, carnavales e himnos institucionales.

Entre sus mejores composiciones musicales, destacan, los valses, Cholita Arequipeña, Silvia, Arrullo, Melgar, Sufriendo estoy, compuso las marchas, Mi Canto a Arequipa y Marcha Federal, así como las marineras, La traidora, los yaravíes como, Delirio, Despedida, Paloma Blanca, las pampeñas como, La Benita, Huayño Peruano y Amor Chacarero. Asimismo, fue autor de los himnos institucionales del Club Independencia, Colegio Militar Francisco Bolognesi, Gran Unidad Escolar Mariano Melgar, pero también de los carnavales, como el carnaval obrero, carnaval miraflorino, carnaval de Arequipa, y las canciones populares como, lecherita arequipeña, alba serrana, madre linda, etc.

Por su brillante producción musical como músico y compositor que tuvo repercusión nacional e internacional, el gobierno nacional a través de la resolución viceministerial N° 111-2018 del 23 de julio del 2018 del Ministerio de Cultura, lo declaró como Patrimonio Cultural de la Nación a las obras musicales de Benigno Ballón Farfán en la categoría de Gran Maestro. El genial músico arequipeño, falleció el 12 de julio de 1957 que conmovió a la blanca ciudad, quienes lo acompañaron masivamente al Cementerio General de la Pampilla, ya que lo consideró como uno de sus hijos más ilustres del siglo XX, considerándolo como la joya musical eterna de Arequipa, ya que sus composiciones musicales aún perduran en el siglo XXI y están vigentes pese a las décadas de su sensible fallecimiento, el 13 de febrero de 1892.

Hugo Amanque Chaiña


Post Banner

Post Banner