Hugo Amanque Chaiñadiciembre 31, 20217min59

Left Banner

Left Banner

En el año 2022, no te rindas

nuestro dios

Estamos por terminar el año 2021 y posiblemente muchos de nosotros por las situaciones que hemos enfrentado y que no hemos podido resolver, que no hemos podido arreglar, y que quizás no han mejorado, sentimos que ya no podemos más y que lo mejor es rendirse, darse por vencidos, dejar de luchar. Pero hoy el Señor nos hace un llamado a cada uno de nosotros, un llamado a nuestro corazón: NO TE RINDAS

Según el diccionario, rendirse significa: Someterse al dominio o voluntad de alguien o algo, dejando de oponer resistencia. Cuando nos rendimos, significa que nos estamos doblegando ante nuestro temor, ante nuestro desánimo, ante nuestro problema y por eso dejamos de luchar, dejamos de poner resistencia.

Es por eso que, para no rendirnos ante los problemas y dificultades de la vida, tenemos que someternos a la voluntad de Dios y a su palabra, pues en ella encontramos las razones para permanecer de pie, para no volver atrás y para no darnos por vencidos.

Veamos en la palabra se Dios algunas de las razones por las cuales no debemos rendirnos ante las dificultades y batallas de nuestras vidas.

Primera razón para no rendirnos: Porque Dios nos fortalece con su presencia, ya que él es nuestro amparo y fortaleza.

Como cristianos e hijos de Dios, tenemos que comprender y creer esta preciosa verdad espiritual: Dios nunca nos desampara, nuestro Padre Celestial nunca nos dejara abandonados, él es nuestro amparo.

Muchas personas se rinden en la vida porque sienten que están solas, que están desamparadas sin que nadie les ayude, sin que nadie les acompañe en su batalla, se sienten agobiados porque sienten que no pueden luchar solamente en sus fuerzas.

Pero el Señor es nuestra fortaleza, su presencia en nosotros es lo que nos sostiene, lo que nos levanta, la que no da la valentía para seguir, es por eso que no debemos rendirnos, porque NO ESTAMOS SOLOS, Dios está con nosotros, y aunque todo falte, aunque todos nos abandonen, nuestra fortaleza es su presencia en nosotros en las buenas y en las malas.

Segunda razón para no rendirnos: Porque nuestro Dios siempre está dispuesto y disponible para ayudarnos y es nuestro pronto auxilio en nuestras tribulaciones.

Es una realidad que muchas personas se rinden en las batallas de la vida porque los que prometieron ayudarle, al final no lo hicieron, fueron indiferentes, o se cansaron de hacerlo.

No podemos negar que a veces nos enfrentamos a situaciones graves en nuestras vidas o en nuestras familias o centros de trabajo, enfrentando crisis y vemos la indiferencia de las personas y el desinterés, nos hace sentir decepcionados, y esa decepción nos lleva al desánimo y pronto nos rendimos.

Pero la palabra de Dios nos declara que él es nuestro PRONTO AUXILIO en las tribulaciones, es decir, que pase lo que pase en nuestra vida, SIEMPRE podemos contar con él, SIEMPRE vamos a tener su ayuda, él estará SIEMPRE dispuesto y disponible para auxiliar a sus hijos e hijas.   Hay una frase que dice, “Si puedes contar no cuentes con nadie” pero nosotros sí tenemos alguien con quien contar siempre: NUESTRO DIOS.

Tercera razón para no rendirnos: Porque en los momentos de cansancio y desanimó podemos refugiarnos en Dios para ser consolados. Salmo 46:11. Jehová de los ejércitos está con nosotros y nuestro refugio es el Dios de Jacob.

No podemos negar que, en las crisis y las batallas de la vida, no todo es victoria, no todo es ánimo y valentía, también hay momentos de dolor, de desánimo, de caídas, y momentos en los que sentimos que el fracaso ha llegado a nuestra vida.

Es en esos momentos en los cuales sentimos que ya no podemos más, que tenemos que venir al refugio, para ser consolados, para tomar ánimo, para sanar las heridas, para renovar nuestras fuerzas, y ESE REFUGIO ES NUESTRO DIOS.

En los tiempos de crisis y de angustia, tenemos que tener mucho cuidado en qué nos refugiamos, pues estos refugios pueden ser aún más destructivos para nuestra vida, pues lastimosamente muchas personas se refugian en los vicios, en las adicciones, en una relación sentimental con personas equivocadas. Recordemos que satanás es astuto y mentiroso, y en los momentos de angustia nos hace creer que podemos refugiarnos en aquello que al final nos puede destruir.

Por eso la palabra de Dios nos declara que nuestro refugio en tiempo de angustia tiene que ser siempre nuestro Dios (Salmos 9:9) Jehová será refugio del pobre, Refugio para el tiempo de angustia.

Finalmente, da gracias al Señor por todo lo que has vivido este año 2021 que está terminando, y así te hayan pasado cosas que tú no deseaste vivir, no dudes del Señor, fortalece tu fe y podrás darte cuenta que al final tendrás el premio de tener una vida feliz al lado de tus seres amados. Feliz Año Nuevo 2022.

Pastor Oscar Alberto Flores

 

Hugo Amanque Chaiña


Post Banner

Post Banner