Hugo Amanque Chaiñadiciembre 26, 20216min224

Left Banner

Left Banner

¿Cuántas emisoras y televisoras universitarias existen en el Perú?

radio universitaria

En el siglo XX en América, Latina las emisoras universitarias ocuparon un lugar importante porque antecedieron a las televisoras universitarias que se crearon después de la década del noventa del siglo pasado. La primera fue Radio de la Universidad de la Plata de Argentina (1923), Radio de la Universidad de Antioquia de Colombia (19339), Radio de la Universidad Nacional Autónoma de México (1937), Radio de la Universidad San Luis de Potosí de México (1938) y Radio de la Universidad Pontificia Bolivariana de Venezuela (1948).

Hasta el año 2011 en el país existían un total de 3,875 emisoras, 2,961 televisoras y 914 emisoras educativas. Del total de medios públicos, el 41% eran de los municipios provinciales, 36% de municipios distritales, el 17% de universidades públicas y el 3% de los gobiernos regionales. De los 72 medios públicos que se financian con fondos del tesoro público, solo 09 tenían licencia del Ministerio de Transportes y Comunicaciones otorgado a las universidades.

Las nueve emisoras universitarias en el país son de la Universidad Nacional de San Agustín con radio y televisión, siendo Radio Universidad de Arequipa la más antigua del Perú ya que se inició en la década del cuarenta del siglo XX. También cuenta con emisoras, la Universidad Nacional de Ancash con radio net, la Universidad Nacional Daniel Alcides Carreón de Cerro de Pasco con radio universitaria, la Universidad Nacional de Cajamarca con un emisora, la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cuzco con radio y televisora universitaria, la Universidad Nacional del Altiplano de Puno con radio y televisora universitaria, la Universidad Nacional del Centro de Junín con una emisora, la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo de Lambayeque con emisora y la Universidad Nacional Herminio Valdizan de Huánuco con una emisora universitaria.

La mayoría de administradores de las emisoras y televisoras universitarias, reconocen que sus emisoras solo tienen alcance provincial y muy pocos tienen alcance regional, siendo sus contenidos mayoritariamente educativos y pocos tenían publicidad con programación urbana y con poco contenido rural. La mayoría de medios universitarios tienen limitado uso de las tecnologías de información y algunas no tienen información actualizada de sus páginas web, siendo la mayor fuente de financiamiento de las mismas universidades y pocos cuentan con avisos publicitarios.

La mayoría de medios universitarios dependen del rectorado, vicerrectorados y escuelas de comunicación, habiendo una excesiva dependencia jerárquica y no académica de los medios universitarios. Respecto a sus necesidades, la mayoría de medios demanda mayor fortalecimiento y capacitación a sus recursos humanos en planificación estratégica, políticas de programación y mayor equipamiento, infraestructura y asesoría técnica para el mantenimiento de sus equipos.

A nivel de emisoras, el 36% de programación era de entretenimiento, 12% documentales, 12% informativos, 6% institucionales, 6% de opinión, 5% culturales, 4% musicales y 2% concursos. A nivel de las televisoras, el 40% era de programación musical, 19 % informativos, 9 % institucionales, 9% consultorios, 5% educativos, 4% opinión, 3% culturales y 1.5% deportes.

No hay una ley específica sobre los medios públicos universitarios ya que la actual ley de radio y televisión solo regula las radios comerciales, educativos y comunitarios. Tampoco cuentan con una buena programación y gestión por la excesiva y permanente rotación del personal que crea inestabilidad. Tienen limitaciones presupuestales y frecuentemente son utilizados como entidades de relaciones públicas institucionales y no como medios públicos al servicio de la sociedad. Tienen una débil institucionalidad por su excesiva dependencia de las autoridades universitarias y son vulnerables a los conflictos internos y crisis institucionales no dándoles estabilidad y continuidad en relación con sus públicos internos y externos.

Urge, por tanto, evaluar y revisar el modelo de organización y gestión universitaria de los medios de comunicación públicos y promover la discusión interna para que los medios universitarios no sean utilizados solo como canales institucionales, sino que se relacionen con la sociedad y no estar aislados de las organizaciones de una región. Realizar encuentros nacionales donde los representantes de los medios universitarios expongan sus necesidades y planteen soluciones, pero también desarrollar talleres de capacitación para diseñar planificación estratégica, políticas de programación, formatos participativos, etc. Es necesario también crear una red nacional de medios universitarios para articular esfuerzos y promover su sostenibilidad.

 

Hugo Amanque Chaiña


Post Banner

Post Banner