Hugo Amanque Chaiñamayo 5, 20216min331

Left Banner

Left Banner

El futuro del Perú en manos de los ciudadanos responsables

japonesa y peruano

Por quinta vez, elegiremos Presidente o Presidenta del Perú (Pedro Castillo de Perú Libre o Keiko Fujimori de Fuerza Popular), de ésta última, es su tercera postulación y tercera segunda vuelta. Sorprendió a todos, que ambos pasen al balotaje; George Forsyth (Victoria Nacional) y Johnny Lescano (Acción Popular), de favoritos quedaron quinto y sexto en la primera vuelta; Rafael López (Renovación Popular) y Hernando de Soto (Avanza País), se pensaba podían pasar a la segunda vuelta; llegaron al tercer y cuarto puestos.

Entre el cáncer o el sida. –

Nuestro laureado premio Nobel de Literatura 2010 Mario Vargas Llosa, para las elecciones generales del 2011, dijo: “Elegir entre Keiko Fujimori y Humala, es como optar por el cáncer o el sida”. Al final, apoyó a Ollanta Humala. Para éstas elecciones presidenciales, ha hecho público su voto a favor de Keiko Fujimori.

El mal menor. –

El Politólogo Carlos Meléndez, publicó su libro “El mal menor” (junio 2019), define: “El ‘mal menor’ es aquel criterio de descarte de candidatos que sucede cuando las identidades políticas negativas son mayores y más fuertes que las positivas”, agrega “Cuando no sabemos lo que queremos, pero sabemos lo que no queremos”, añade “expresión de identidades negativas enraizadas en temores, odios y resentimientos que sobresalen ante la ausencia de adhesiones partidarias” (pág. 13). Luego nos dice: “Los vínculos políticos no siempre nacen de la razón o las simpatías, sino también de nuestras más oscuras entrañas”, a continuación, leemos “Muy pocos peruanos están conectados con la política de forma positiva; en cambio muchos –la mayoría quizás- lo están negativamente, pero enlazados al fin y al cabo”; termino con la siguiente cita “Los individuos no ponen su fe en el carisma de caudillos –hoy venidos a menos en gran parte del continente-, sino en su capacidad de desafiar al establishment o de defenderlo. Es la división pro/anti establishment” (pág. 14). Expresiones para reflexionar.

En manos de los ciudadanos.-

Ni cáncer o sida, tampoco, mal menor. Ésta encrucijada electoral, es una oportunidad para el ciudadano y ciudadana nacionales. ¿Oportunidad? ¡SÍ! Primero, ir a cumplir con nuestro derecho y nuestro deber: votar sin miedo, elegir al o la postulante de tu preferencia, simpatía, afinidad o por negación, es tu derecho. Si no quieres votar por ninguno, también es tu derecho. Segundo, esperar los resultados con serenidad y aceptarlos con respeto, saludar al ganador o a la ganadora, democráticamente. Tercero, no caer en el síndrome del “fin del mundo” o del “hundimiento del país”, si sale A o B; ello es peligroso, pues, puede llevarnos al caos político, tensión social y conflicto económico; evitémoslo. Cuarto, adoptemos la decisión de auto organizarnos en consejos de ciudadanos o frentes de defensa o grupos de desarrollo; también de participar en la junta vecinal, junta de propietarios, gremio laboral, asociación de defensa del consumidor, colegio profesional, APAFA, comité del vaso de leche, comedor popular, club departamental, círculo de coterráneos, etc., etc. Quinto, asimismo, conozcamos los mecanismos de participación virtual del Congreso de la República, Gobierno Regional y Gobierno Local Provincial/Distrital, respectivos. Para transmitirles nuestras opiniones, peticiones y reclamos.

Por consiguiente, exigir a nuestros gobernantes y representantes, atención, respuesta y solución. Sexto, hagamos buen uso de la: Ley de Acceso y Transparencia de la Información Pública (Decreto Supremo Nº 021-2019-JUS), Ley Marco de Presupuesto Participativo (Ley Nº 28056), Ley de los Derechos de Participación y Control Ciudadanos (Ley Nº 26300), Ley que Autoriza la Ejecución de Intervenciones en Infraestructura social básica, productiva y natural, mediante Núcleos Ejecutores (Ley Nº 31015), Ley del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana (Ley Nº 27933). Sétimo, seamos ciudadanos constitucionalistas, conozcamos la Declaración Universal de Derechos Humanos; la Convención Americana sobre Derechos Humanos; el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales; y los Derechos Fundamentales de la Persona de la Constitución vigente. Hagámoslo letra viva, ya no letra muerta.

En nosotros está hacernos respetar, salga A o salga B. Pues no dejarlos hacer lo que se les ocurra, sino, aquello en tanto favorezca al país, beneficie a las poblaciones sin discriminación, respete los derechos de las minorías, la legislación, la democracia y libertades.

Edgar “Beto” Lajo Paredes – Abogado

Hugo Amanque Chaiña


Post Banner

Post Banner