Hugo Amanque Chaiñadiciembre 31, 20204min181

Left Banner

Left Banner

Aunque usted no lo crea, el 2020 fue el mejor año

feliz 2021

Nunca antes como en el 2020, los humanos tuvimos la oportunidad de reflexionar y comprender que es realmente importante para la vida: la salud y nuestras familias. Para tener salud, tenemos que cuidar la higiene y alimentarnos sano; además aprendimos que podemos vivir sin compromisos sociales, sin realizar compras innecesarias, sin lujos y tantas cosas superfluas, pues lo único importante es el calor del hogar.

Sin restar importancia a los miles de víctimas que perecieron a causa del Covid 19, que enlutaron a tantas familias, y pusieron de manifiesto las debilidades de nuestro sistema de salud, sostengo que el 2020 fue el mejor año, pues todos hicimos buenas prácticas de higiene y pasamos casi 6 meses en nuestra casa para cuidar nuestra salud y valorando nuestra vida. Convivimos con nuestros seres queridos en ese tiempo, más en que 20, 30 o más años; e hicimos muchas cosas que habíamos olvidado o que no podíamos hacer antes, por la vida agitada y fuera de casa que realizamos para lograr el dinero que nos permita tener todas las cosas materiales que anhelamos.

Gracias a la pandemia aprendimos a disfrutar de las cosas simples de la vida en familia y vivir mejor, lejos del bullicio, el alcohol y diversiones que a veces solo complican nuestra existencia. Si bien el dinero es necesario para satisfacer muchas necesidades, pero su exceso impide vivir en paz, pues hay muchos pobres que son mucho más felices que algunos ricos.

Y con mayor razón, para la Tierra, nuestro gran y único hogar, el 2020 fue el mejor año, pues las aves retornaron a sus antiguos habitad, muchos campos destrozados por el excesivo uso del hombre volvieron a verdear y hasta el cielo fue más azul durante los meses de encierro, debido a la notoria reducción de los agentes contaminantes.

Así, la pandemia creada quizás por el propio hombre, nos hizo entender que todas las actividades pueden suspenderse o postergarse, menos la agricultura, la atención sanitaria y la limpieza, porque de ellas depende la alimentación y el cuidado de nuestra salud; aprendimos que varias de las actividades que desarrollábamos fuera de casa, gracias a la tecnología (que no sólo es para distraerse), ahora se pueden realizar sin salir de casa y sin dejar solos a nuestros hijos pequeños.

Que existen todavía limitaciones, sobre todo en lo concerniente a la Educación, es cierto.  Que muchas cosas no se pueden realizar de manera virtual pues que para el desarrollo cabal de los seres humanos se necesitan volver a la normalidad, también lo es. Pero todavía la pandemia esta entre nosotros y en el Perú la segunda ola recién comienza, por lo tanto, tenemos que seguir cuidándonos.

Después de tantas sabias enseñanzas que nos ha dejado el 2020 que se va, ¿no crees que realmente fue el mejor año?  ¡Ahora si queremos que el 2021 sea mucho mejor, simplemente depende de nosotros, pues con las enseñanzas del 2020, vivamos mejor dando el verdadero valor a las cosas y no ocupemos nuestra corta existencia en discusiones estériles ni gastemos nuestras energías en cosas banales!

¡Feliz año 2021!

Nexmi Daza Arenas – Magister en Periodismo

Hugo Amanque Chaiña


Post Banner

Post Banner