Hugo Amanque Chaiñadiciembre 28, 20206min364

Left Banner

Left Banner

Carta de despedida al coronavirus del año 2020

la pandemia

Nunca olvidaremos y siempre recordaremos este año 2020 por el coronavirus en todo el mundo, por la pandemia sanitaria que puso al mundo patas arriba, por el confinamiento obligado, por los toques de queda permanentes, por las mascarillas dia a dia, por la incertidumbre que nos generaste y por las carencias que pasamos unos más que otros. No fue nuestro mejor año el 2020, para qué lo vamos a negar. Y no es que el Año Nuevo 2021 sea la solución a todos nuestros problemas, pero es cierto que estamos deseando dejar atrás este año aciago. Lo hacemos con esta carta de despedida al 2020 en la que también tenemos algunas cosas que agradecer, aunque parezca paradójico; con un pequeño texto de adiós a un año duro, pero lleno de aprendizajes.

Adiós, Año 2020

Este año que está por culminar con más ganas que nunca, esperamos que desaparezca y dar paso al nuevo año 2021. Seguro que te estás riendo por dentro al leer esto pensando en nuestra ingenuidad acerca del nuevo año. Pero es que es muy difícil que sea peor. Y si lo es, al menos no nos pillará por sorpresa, como llegaste tú, el virus mortal a poner nuestras vidas en pausa, a colocar sobre nuestro futuro, un manto oscuro y a llenar nuestro día a día de miedo, temor y prevención personal y familiar.

No creas que te odiamos virus, tenemos ganas de que te vayas por el agotamiento, pero también tenemos algunas cosas que agradecerte. No nos adelantemos, déjanos dejarte algunas cosas claras. Llegaste con ganas de protagonismo y lo has conseguido. Ignoraste todos nuestros deseos de que fuera un buen año y te presentaste como un villano dispuesto a despedazar nuestras ilusiones.

Sin duda 2020, serás un año histórico, sin duda serás recordado en las generaciones futuras, pero no te vas a llevar todo el protagonismo porque los protagonistas, los actores principales seguimos y seguiremos siendo nosotros, las personas. Tuvimos que quedarnos en casa, tuvimos que dejar de abrazar a nuestros seres queridos, tuvimos que dejar de besar a nuestros amigos, tuvimos que dejar de viajar, tuvimos que perder trabajos, tuvimos que dejar de dar cristiana sepultura a nuestros seres queridos que fallecieron, tuvimos que dejar muchas cosas a la que estábamos acostumbrados y tú nos frenaste.

Sin embargo, te recordaremos 2020. No sabemos cuál era tu intención al llegar arrasando con todo, tal vez no ha sido con mala intención. O sí. Pero aquí llega la parte en la que te agradecemos todo lo que hemos aprendido contigo COVID 19. Serás recordado como el año de la pandemia sanitaria, de la enfermedad mundial, del miedo y de la muerte.

Pero, también serás recordado por el ser el año que nos hicimos conscientes de algunos valores que teníamos olvidados. Por esos padres y madres que empezaron a pasar más tiempo con sus hijos pequeños en sus hogares casi siempre silenciosos, por todo lo que aprendieron jugando con sus hijos, por frenar el ritmo acelerado de vida que teníamos unos más que otros, por aprender del silencio que no apreciábamos y de nuestra soledad, pero también por descubrir el poder que tiene un WhatsApp en el siglo XXI para poder comunicarnos sin poner en riesgo nuestras vidas.

2020. Serás recordado por apreciar esos vínculos que no rompe la distancia, por la solidaridad, por descubrir a nuestros vecinos, por nuestra empatía hacia los demás, por los cuidados que dimos y recibimos de nuestros seres queridos. Te recordaremos por lo malo, pero también por obligarnos a ver el mundo de una forma diferente, por habernos hecho valorar más lo que tenemos y dejar de lado temporalmente el consumismo, por mostrarnos lo que vale el momento presente.

Por hacernos más fuertes a pesar de todo. Te recordaremos por hacernos ver cuánto podemos crecer en las dificultades y por aprender a disfrutar cada minuto con los nuestros. Porque este año, sin duda, hemos encontrado a los demás, pero también nos hemos reencontrado con nosotros mismos.

Hoy miramos diferente al año 2021, dejamos de lado los propósitos de Año Nuevo y nos centramos en el día a día. Ahora vamos paso a paso, agarrando pequeñas certezas, atesorando momentos. El próximo año que está por llegar, seremos más fuertes y te recordaremos también por eso, porque estaremos mejor preparados en comparación al año que está por fenecer. Hasta nunca, 2020 y bienvenido 2021.

 Laura Sánchez – Periodista y Escritora

 

Hugo Amanque Chaiña


Post Banner

Post Banner