Hugo Amanque Chaiñanoviembre 16, 202013min802

Left Banner

Left Banner

¿Cuál ha sido el rol de la prensa peruana en esta etapa de crisis política?

prensa peruana

El portal digital Arequipa Misti Press, invitó a periodistas y comunicadores de Arequipa para que escriban un artículo de opinión sobre cómo han observado ellos la actuación de la prensa nacional en esta difícil coyuntura política que nos dividió a los peruanos respecto a la vacancia presidencial aprobado por el Congreso en su ejercicio de control político que le reconoce la Constitución. La prensa en general, ¿Fue equilibrada y responsable?, ¿Se direccionó a favor de Vizcarra victimizándolo? ¿Salió en defensa del Congreso y de la sucesión constitucional? ¿O la prensa fue neutra en el choque del poder ejecutivo y legislativo? Aquí presentamos la respuesta de algunos colegas a quienes agradecemos su colaboración.

 

El periodismo debe asumir su papel como protagonista de los procesos sociales

Guillermo Raúl Huamani Paco – Periodista y Docente Universitario

Describir el rol del periodismo en estas circunstancias es muy complejo. Sin embargo, en este contexto, es preciso recordar que la información es un derecho de la sociedad por lo que se hace necesario recordar el compromiso que tenemos los profesionales de la información a la hora de dar a conocer los hechos y acontecimientos. Antes de dar mi punto de vista sobre el papel del periodismo en estos momentos difíciles para nuestra democracia, me gustaría citar a la periodista Alicia Cytrynblum, especialista en tema sociales, cuando señala que “… un periodismo que asume su papel como protagonista de los procesos sociales y reflexiona sobre su responsabilidad en los mismos. Su objetivo principal es que la comunicación sirva para generar un mejor diálogo entre los distintos actores de la sociedad. La estrategia para conseguirlo es jerarquizar el eje social en los medios de comunicación y explorar su articulación en la agenda diaria con los temas económicos y políticos “.

Esto nos ayuda a analizar que el rol que viene desempeñando la prensa a nivel general es un discurso uniforme u homogéneo. Es decir, nos proporcionan informes y comentarios que van de acuerdo a su línea editorial. Está demás discutir que el periodismo no sólo es parte de este proceso social y que además de generar opinión pública tiene la misión precisar los valores democráticos. Creo que en estos últimos días hemos sido testigos del discurso periodístico utilizado por los diversos medios de comunicación social que en definitiva marcaron la agenda nacional.

Por otro lado, la prensa hizo que la opinión pública se convierta en la conciencia crítica de este proceso social empujando a nuestra clase política a realizar cambios destacando el papel de las redes sociales en la organización y reacción de la juventud que ya forma parte del debate público. Ahora con la presencia de los jóvenes que se han convertido en los nuevos actores sociales nos han dejado un gran mensaje de lucha contra la corrupción y el mal manejo político de nuestro país. Una reflexión final. Seguimos pensando que, con la práctica de un verdadero pluralismo, será la mejor contribución de la prensa en el debate público   dando voz a los que no tienen voz y no caer en la desinformación, desorientación y distracción porque lo que se necesita es una mejor comunicación con la sociedad.

Un sector de la prensa manipula la opinión pública de acuerdo a sus intereses

Jose Falconi Picardo – Comunicador y Docente Universitario

Siempre entendemos a “la prensa” como a los medios de comunicación y no literalmente a su significado literal. Quienes trabajan en estos medios son los periodistas, quienes profesional y éticamente tienen obligación de informar y comunicar. Informan los hechos y comunican agregándoles a ellos opiniones y comentarios, sesudos y razonables para que el público o la gente pueda entender o comprender lo que pasa en la realidad.

A partir de la modernidad o de los adelantos, el trabajo o sustento tanto material como económico de las empresas que se dedican a este rubro “la prensa”, se han visto desbordados por la tecnología e innovaciones comunicativas con la incursión virtual e internet, sufriendo caídas económicas que los llevan, si no se reinventan –como se dice ahora-, a una segura quiebra económica.

En nuestro país, como en todo el mundo, también, la prensa, ha servido para manipular a la opinión pública y a la gente en un sentido o en otro, de acuerdo a intereses que promueven política o económicamente a algunos sectores del poder y que la sostienen económicamente. Pero antes, lo hacían con recato o disimuladamente, ahora son descaradamente interesados y no les importa su “público” o el pueblo, solo les interesa el dinero o sus “patrones”.

Ya no tenemos noticieros o programas noticiosos, ahora casi todos son publirreportajes, publinoticias o publi cherrys; todos con la intención de manipular o influir en favor de los intereses de quienes les pagan los anuncios o contratos publicitarios. Como la situación económica está un poco alicaída y los anunciantes escasean, además, de acuerdo a ley ya no habrá propaganda política, todos los medios han entrado en crisis.

La tabla de salvación ha sido y es la publicidad estatal, los medios se han convertido en parlantes de las acciones de gobierno o en parapetos para ocultar sus errores o malos manejos, inclusive sus “periodistas” se convierten en defensores acérrimos del régimen o sicarios para sus enemigos. Esta prensa, la actual, ha perdido la chaveta, no hay compromiso, lealtad, ética o si queremos exagerar patriotismo, a sus periodistas y empresarios solo es interesa el dinero. Así, como dijo alguien, el periodismo puede ser la más noble de las profesiones o el más vil de los oficios; lamentablemente aquí se han quedado con lo último.

 

¿Inclinando la balanza?

Ana Guillen – Magister en Periodismo y Docente Universitaria

La crisis que política y social va llegando a su fin, el Congreso de la República logró elegir al sucesor de Manuel Merino, quién se vio obligado a renunciar a la presidencia de la república luego de la muerte de 2 universitarios en las marchas de protesta contra su gestión, ahora que ya las aguas van regresando a su cauce los periodistas debemos hacer un mea culpa, pues también contribuimos a acrecentar el problema.

Cuando se dio la noticia de la vacancia del presidente de la república Martín Vizcarra por incapacidad moral, en una sola voz América Televisión, Frecuencia Latina, ATV, Panamericana Televisión, Canal N y los diarios La República, El Comercio, Gestión y algunos más no solo informaba lo acontecido, sino que calificaron el hecho como un golpe a la democracia. Basta hacer una análisis semántico y semiótico de los textos periodísticos para darnos cuenta que se inclinaba la balanza, incluso se notaba la ira de algunos periodistas de televisión.

El candidato presidencial Julio Guzmán era entrevistado en varios canales de televisión y pedía a la gente salir a protestar contra el “Gobierno Golpista” de Merino, las entrevistas fueron complacientes, de pronto ninguno de los conductores de televisión le cuestionó si era prudente salir a las calles pues se olvidaron que estamos en medio de una pandemia por el Covid 19, además se llegó a afirmar que la enfermedad no se podía contagiar porque las marchas eran al aire libre sin tomar en cuenta que la gente no guardaba la distancia social.

A diferencias de otras manifestaciones, la cobertura informativa era amplia, es cierto la noticia de la vacancia tiene un alto valor noticioso, pero, se puso especial énfasis en el derecho ciudadano de salir a las calles a protestar. Cabe señalar que las marchas de protesta por otros temas medulares no suelen tener tanta acogida y si pueden evitar incluirla en el cuadro de comisiones les resulta mejor; además se entrevistaba a constitucionalistas que estaban en contra de la vacancia, olvidándose de los contrarios.

Conforme se acrecentaba la crisis los medios de comunicación ampliaban sus horarios de transmisión, pero, una vez más con un solo mensaje, que se vaya Merino, esta vez la voz de la calle se escuchaba en las emisoras radiales, canales de televisión y diarios impresos y digitales, sobre todo aquellas que indicaban que Vizcarra no debió salir del poder, los reclamos de una nueva constitución y del cierre del congreso no eran resaltados, como que fuera material secundario.

La muerte de los 2 jóvenes universitarios tiene a varios responsables, si bien es cierto que Merino, su premier Antero Flores Aráoz y el Ministro del Interior Gastón Rodríguez, tendrán que responder ante la justicia, no son los únicos, todos tenemos responsabilidad. Si la culpa es de los congresistas por vacar al presidente Martín Vizcarra, también hay responsabilidad en los ciudadanos que los eligieron y de los que “echaron más leña al fuego”.

Finalmente, cada periodista tiene su punto de vista su opinión y si desea hacerla pública es su derecho, pero, debe de subrayar y poner en negritas que esa es su posición personal; nosotros los periodistas no somos jueces ni fiscales, mucho menos tribunos para dar una sentencia, tampoco debemos dar la voz solo a una de las partes, de hacerlo faltamos a la ética y tarde o temprano la población nos lo reclamará.

 

Hugo Amanque Chaiña


Post Banner

Post Banner