Hugo Amanque Chaiñaoctubre 19, 20209min443

Left Banner

Left Banner

El 2020 el Perú tendrá una contracción del 13.8% del PBI nacional afirma el Instituto Peruano de Economía

economia peruana

El Instituto Peruano de Economía, proyectó que, el año 2020, nuestro país tendrá una contracción del 13.8% siempre y cuando en los próximos meses no se registre un rebrote significativo que generen medidas de restricción por el COVID 19 y se preserven las medidas de estabilidad macroeconómica y financiera del estado peruano. Así lo señala en su boletín económico del mes de octubre 2020 denominado “Impacto del COVID 19 en Perú y América Latina”, donde efectúan una comparación de cómo reaccionaron los Estados de América Latina en los últimos meses para contrarrestar los efectos de la pandemia sanitaria. El Instituto Peruano de Economía es una institución privada sin fines de lucro cuyo propósito es la promoción del desarrollo equilibrado y sostenido del país mediante el perfeccionamiento de la economía de mercado. Su director es el economista Roberto Abusada.

El boletín del IPE, da cuenta que, desde mediados de marzo, la mayoría de las economías de Latinoamérica adoptaron medidas para contener el avance del COVID-19. Perú fue uno de los países en los que se impuso las medidas más estrictas, ya que el índice de rigurosidad de la respuesta del gobierno de la Universidad de Oxford, muestra que las medidas adoptadas en el país se encuentran entre las más rigurosas en comparación con las principales economías de la región. Los Informes de Movilidad Local de Google dan cuenta de una mayor reducción de visitas a tiendas y lugares de entretenimiento entre marzo y junio, en relación con los pares regionales.

La economía peruana fue la más impactada entre los países de Latinoamérica, ya que el PBI peruano se contrajo en 30% durante el segundo trimestre del año, por encima de las caídas registradas en las demás economías de la región, siendo el mes de mayor impacto fue abril, en el que la economía del país se contrajo en 39.9%, mayor a las caídas registradas en Argentina (-25.5%), Colombia (-20.2%), México (-19.9%), Brasil (14.3%) y Chile (-14.2%).

El boletín del IPE da cuenta que, en línea con la fuerte contracción económica, el empleo en el país se redujo de manera considerable, principalmente en las zonas urbanas debido a la paralización de las actividades productivas y las dificultades para buscar trabajo ante las medidas e inmovilización obligatoria. En el trimestre abril-junio 2020, la Población Económicamente Activa (PEA) ocupada se redujo en 39.5% a nivel nacional. Mientras tanto, la contracción de la PEA ocupada en Chile, Colombia y Argentina bordeaba el 20% en el mismo periodo, en tanto que, la caída del empleo en Brasil fue menor (-10.7%).

En la medida que las actividades económicas en los diferentes países de la región se han ido reactivando, las cifras de crecimiento presentaron resultados cada vez menos negativos y el reinicio de actividades en el Perú fue más gradual que en otras economías de Latinoamérica, especialmente en la estrategia de reactivación de la economía se dividió en cuatro etapas, al ritmo de una por mes para las tres primeras.

La Fase 1 de la estrategia de reanudación de actividades en el Perú se inició el 4 de mayo y comprendió el reinicio de las operaciones de la gran minería, pesca industrial, metalmecánica, insumos para la agricultura, construcción, restaurantes por delivery, entre otros. Durante esta etapa se registraron demoras en la aprobación de protocolos de bioseguridad para diferentes sectores, lo que limitó el reinicio efecto de las actividades de diversas empresas. Como consecuencia, la actividad económica durante mayo no logró un mayor avance respecto del mes previo y el PBI peruano dicho mes se contrajo en 32.7% en términos interanuales, por encima de lo registrado en las demás economías de Latinoamérica bajo análisis, que se encontraban entre 15.2% y 20.1%.

Con el inicio de las siguientes etapas de reactivación económica en junio 2020, el gobierno flexibilizó las condiciones para que las empresas retomen sus actividades, a fin de evitar las demoras generadas durante la primera etapa, por lo que la economía peruana registró menores contracciones que los meses previos durante los meses de junio (-18.1%), julio (-11.7%) y agosto (-9.82).

La caída de julio es más cercana a las registradas durante dicho mes en otras economías de la región como Chile (-10.7%), México (-9.8%) y Colombia (-9.6%). Más aún, es menor a la registrada en Argentina (-13.2%). En agosto, la contracción de la economía peruana es menor a la registrado en Chile (-11.3%). Esto evidencia que, en parte por el notable retroceso durante los primeros meses del estado de emergencia, la economía peruana se está recuperando a un mayor ritmo que los países que experimentaron menores contracciones durante los meses previos.

La recuperación de la economía peruana responde al reinicio de las actividades empresariales en un escenario de estabilidad macroeconómica, el cual provee las condiciones necesarias para el crecimiento. Las medidas orientadas a proveer liquidez a las empresas y hogares permitieron evitar parcialmente la interrupción de la cadena de pagos y, con ello, han contrarrestado parte de la caída del gasto privado. Por ejemplo, el programa de garantías estatales Reactiva Perú ha desempañado un rol importante para que las empresas puedan cumplir con sus obligaciones de corto plazo con sus trabajadores y proveedores.

Al primero de octubre, el programa había desembolsado créditos por un total de S/ 55,104 millones. En particular, las micro y pequeñas empresas concentran el 44% de las colocaciones del programa, a pesar de representar 31% de las ventas en 2019. Otros países de la región como Brasil, Chile y Colombia también han realizado programas de créditos con respaldo del gobierno. No obstante, los montos desembolsados por dichos programas, a setiembre, representaban entre el 0.8% y 4.2% del PBI. En contraste, las colocaciones de Reactiva ascienden al 7.5% del PBI nacional, lo cual es consistente con la mayor contracción económica durante los primeros meses de la emergencia.

Entre las medidas de política monetaria, el Instituto Peruano de Economía, resalta que los bancos centrales de Latinoamérica redujeron sus tasas de interés de forma generalizada entre los países que la emplean como instrumento de política y la baja inflación del Perú permite establecer una tasa de referencia menor a la de otros países. Así, desde abril, el BCRP mantiene la tasa de interés de política monetaria en 0.25%, su mínimo histórico y ha señalado que mantendrá una postura expansiva durante un tiempo prolongado. Por su parte, la tasa de referencia en Chile es de 0.5% y en Colombia, 1.75% y en Brasil, 2.0%.

 

Hugo Amanque Chaiña


Post Banner

Post Banner