Hugo Amanque Chaiñaoctubre 5, 202025min394

Left Banner

Left Banner

Ley de trabajo médico veterinario no afectará competencia de los médicos afirman directivos del Colegio Médico Veterinario

medicos y perros

La Ley de Trabajo Médico Veterinario que aprobó en forma reciente el Congreso Nacional no afectará la competencia de los médicos, ya que la nueva norma legal genera derechos de exclusividad para prescribir medicamentos para animales, afirmaron el Decano del Colegio Médico Veterinario de Arequipa, Martin Gonzales y el Vicedecano, Renzo Pastor. Agregaron que las personas deben tener mucho cuidado con sus mascotas que pueden transmitir múltiples enfermedades a los seres humanos, remarcando que es necesario aumentar el número de especialidades en su actividad profesional, al tiempo de lamentar el fallecimiento de 30 médicos veterinarios por la pandemia sanitaria en el país. Compartimos la entrevista que concedieron al Portal Arequipa Misti Press.

¿Cuándo se creó el Colegio Profesional, cuántos colegiados tienen a nivel nacional y en Arequipa y en cuantas universidades del país se forma a los profesionales médicos veterinarios?

El Colegio Médico Veterinario del Perú se creó el 8 de julio de 1966 por Ley de creación Nº16200. A la fecha hay 12,000 médicos veterinarios colegiados a nivel nacional, en el Colegio Médico Veterinario Departamental de Arequipa contamos con 963 miembros de la orden. Actualmente hay 20 Facultades o Escuelas de Medicina Veterinaria a nivel nacional.

 

En la presentación del proyecto de ley que ustedes presentaron, afirmaron que la ley 13679 del ejercicio profesional que regula su actividad profesional, se omitió regular las condiciones y reglas en las áreas de su competencia. ¿De qué año es la ley original y a qué omisiones se referían?

 

La Ley Nº13579, Ley del ejercicio de la medicina veterinaria data del año 1961 y para esas épocas no se había desarrollado ni descrito el ámbito de desarrollo de la profesión, que, de acuerdo a su formación, aporta a la protección de la salud humana, animal y ambiental. Dichas funciones son reconocidas por instituciones rectoras mundiales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), entre otros. Ello debido a la aparición de problemas emergentes y reemergentes como la resistencia antimicrobiana debido al uso irresponsable de los antibióticos en donde se encuentra la automedicación en caso de humanos y la medicación de los animales sin prescripción veterinaria o el uso de los antibióticos en la producción animal sin asesoría veterinaria.  Por otro lado, en la actualidad la relación entre el hombre y los animales de compañía (llamados comúnmente mascotas) es más estrecha y una tenencia no responsable aumenta el riesgo de contraer enfermedades desde los animales (zoonosis), accidentes por mordedura, contaminación ambiental, reproducción indeseada que hace que aumente la población de estos animales que termina generando el abandono de los mismos. En caso de las zoonosis, los animales de compañía mantenidos en condiciones insalubres pueden transmitir enfermedades infecciosas causadas por bacterias (leptospira, brúcela), virus (rabia), hongos (microsporum, trichophyton) y parásitos (hidatidosis, toxoplasmosis),

 

En caso de los animales de producción, estos también albergan enfermedades que no solo afecta su productividad, sino que también afectan la salud de las personas. Aquí se encuentra rabia silvestre, cisticercosis, fasciolasis, sarcosistiosis, entre otros. Los problemas sanitarios emergentes y reemergentes puede afectar también a la industria pecuaria y puede poner en peligro la provisión de alimentos (seguridad alimentaria) como su condición de sanitaria (inocuidad alimentaria). Ambas condiciones, aseguramiento del alimento y su inocuidad, son una demanda nacional e internacional que vemos los médicos veterinarios, sobretodo en la parte sanitaria.

 

También se debe de considerar que en la actualidad el cambio climático ha favorecido la proliferación de plagas y vectores de enfermedades metaxénicas como ahora con el Zika, Chicungunya, Dengue, Malaria. Ello requiere la intervención multidisciplinariamente, en la que la medicina veterinaria juega un rol importante. Todo lo mencionado, es solamente parte de la actualización de las competencias que tienen los Médicos veterinarios reconocidas a nivel mundial y por tanto forma parte de los currículos que lo forman y para ello estamos preparados.  Antes no había carreras afines a cada profesión, ahora las hay y se requiere actualizar las competencias mutuas y exclusivas, como lo es para los médicos veterinarios el prescribir medicamentos y realizar intervenciones médicas en animales, que a la fecha es algo abierto y pone en peligro la salud de la población humana, animal y ambiental.

 

En la ley aprobada en forma reciente en el Congreso, los médicos veterinarios tienen que ver con la salud pública, salud animal, producción animal y salud ambiental. ¿Al referirse a la salud pública el Colegio Médico podría pedir al gobierno que observe la ley y la vuelva a revisar el Congreso?

 

No se puede tapar el sol con un dedo y desconocer que los médicos veterinarios trabajamos en el campo de la epidemiología y zoonosis. De las 1,600 enfermedades infecciosas que afectan a los humanos, el 60% proceden de animales, es decir los médicos veterinarios debemos encargarnos de prevenir 960 infecciones que afectan humanos y que proceden de animales. Cerrar los ojos a la necesidad de trabajar sobre la prevención de estas enfermedades a nivel de los médicos veterinarios es ser inconsecuentes con la defensa de la salud de las personas como se demanda en el artículo 7 de nuestra carta magna que dice: Artículo 7.- Derecho a la salud. “Todos tienen derecho a la protección de su salud, la del medio familiar y la de la comunidad, así como el deber de contribuir a su promoción y defensa…. Los médicos veterinarios protegemos la salud de la persona, de la familia, del ambiente al trabajar la salud animal, y contribuimos a la promoción y defensa de la salud en todos nuestros campos de acción, sea analizando los riesgos de epidemias, garantizando alimentos sanos, elaborando biológicos como vacunas o sueros antiofídicos, alertando de riesgos sobre bioseguridad ante emergencias y desastres, como lo hemos hecho durante la pandemia por el COVID19, haciendo investigaciones sobre medicamentos, vacunas o trasplantes de órganos antes de que sean probados en humanos, o atendiendo la salud de animales de compañía para que no haya infecciones en los hogares, parques y jardines; o de los animales de producción para tener alimentos sanos. Cerrarse a eso, es un mero acto político electoral de los gremios, que anteponen a la salud preventiva a una salud que apaga incendios, basta ver como se encontraba el sistema de salud peruano durante la pandemia. Negar que los médicos veterinarios somos médicos o profesionales de las ciencias médicas cae por su propio peso en un absurdo, más aún que tenemos una ley de creación que reconoce el término MEDICO VETERINARIO, que en simple sería el que aplica la medicina en los animales o médico de animales. Por otro lado, la afirmación del Colegio Médico de que la Ley GENERAL de Salud es una Ley Orgánica, es falsa. Las leyes orgánicas regulan instituciones y en el caso de la Ley GENERAL de salud, como su propio nombre los dice GENERAL, regula varias actividades generales en el contexto de la salud.  Lamentamos que el Colegio Médico trate de buscar pretextos una vez más para no reconocer las competencias de los profesionales de la salud, competencias que vienen siendo reconocidas por médicos humanos que si entienden la importancia de trabajar en equipos multidisciplinarios. Los directivos deben actualizarse.

 

En la nueva ley aprobada por el Congreso ¿cuáles son las nuevas funciones del médico veterinario en el área de la salud humana, salud animal y ambiental en forma resumida?

 

En Salud humana: Se detalla el ejercicio en epidemiología y zoonosis, seguridad e inocuidad alimentaria, elaboración de biológicos y bioseguridad, investigación en animales con impacto en la salud pública.

En salud animal: También la epidemiología en animales, la inocuidad de piensos, certificación higiénico sanitaria de los alimentos, trazabilidad de la producción, intervenciones médicas, prescripción de medicamentos, investigaciones con animales de impacto en ellos y el ambiente, entre otros.

En salud ambiental: gestión, investigación, prevención, evaluación, control y mitigación de impactos ambientales producidos por toda actividad con animales y de las actividades que puedan afectarlos, gestión de centros de manejo de fauna silvestre, acciones de relación y desarrollo comunitario, vinculación del conocimiento y transferencia de tecnologías útiles que mantengan la salud de ecosistemas, entre otras.

 

En la ley aprobada, ¿hay alguna innovación entre los derechos y deberes de los profesionales médicos veterinarios?

 

La más importante sobre derechos es la exclusividad de prescribir medicamentos a los animales terrestres y acuáticos, domésticos y silvestres, con ello prevenimos el uso y abuso indiscriminado de medicamentos que afecta y arriesga la salud humana ya que, al prevenir la resistencia antimicrobiana en animales, por consecuencia se hace en humanos. ¿La gran pregunta es por qué queremos incluir a los médicos veterinarios en la Ley General de Salud? Pues porque muchos medicamentos que prescribimos para los animales de compañía (que entre perros y gatos son más de 10 millones de animales en nuestro país), los mandamos a comprar en las farmacias de humanos. Y es importante que se expendan con receta del médico veterinario, es más que se retenga para mayor control, obviamente para tratar sólo animales, eso está más que claro en la Ley aprobada y en la modificatoria es clarísimo que prescribimos en nuestro campo de acción. A nivel mundial se pide a los prescriptores de medicamentos Médicos humanos, Médicos Veterinarios, Odontólogos, Químicos Farmacéuticos y Obstetras ser responsables con las prescripciones para evitar la resistencia antimicrobiana que arriesga a los humanos a no contar con medicamentos eficaces para controlar infecciones por microorganismos que cada vez se hacen más resistentes a los medicamentos. Y a eso nos allanamos. Queremos contribuir con el uso responsable, no queremos medicar humanos, tenemos ya muchas especies de animales más complejas que tratar entre mamíferos, reptiles, aves, anfibios y peces.

 

Entre los deberes importantes está que debemos suscribir refrendar certificados, informes peritajes, entre otros documentos de nuestro ejercicio de competencias con firma, sello, número de colegiatura para evitar fraudes, usurpación de funciones, ejercicio ilegal, y que se reconozca que es el médico veterinario quien realizó el documento. Ahora estamos en situación de nadie sabe para quién trabaja y otros se irrogan trabajos ejecutados por médicos veterinarios, es por ello, aunque parezca absurdo, que, se tiene que colocar en una ley que debemos refrendar nuestro trabajo, en el marco de nuestras competencias.

 

La ley aprobada señala que ustedes están comprendidos en el SERUMS con las prerrogativas de la norma que regula este servicio. ¿Está es una innovación, hay muchas plazas vacantes para ustedes y hay poca o mucha demanda de ustedes en el país o no?

 

Esto ya se viene desarrollando, pero no en la magnitud debida. Se está normando justo para que los sectores que no lo tienen claro abran plazas para médicos veterinarios en salud pública que es donde más se necesitan. Por ejemplo, para trabajar en Gobiernos Regionales y Locales donde los médicos veterinarios deben desarrollar planes y proyectos de prevención de enfermedades zoonóticas. O en centros de salud donde hay mucha incidencia de enfermedades parasitarias de origen en los animales, que requieren se trabajen programas de prevención para que no haya reincidencias en el paciente, la familia o la población cercana.

 

¿Cuál es la razón por la cual ustedes pueden laborar solo 150 horas mensuales o 6 horas diarias como afirma la ley aprobada?

 

Somos médicos y como tal lidiamos con enfermedades, la vida y la muerte de nuestros pacientes animales. Damos un soporte de salud a los propietarios de animales, pero también un soporte económico y emocional. La pérdida de la vida de un paciente es una tremenda responsabilidad, esto genera estrés, sobre todo si el animal era el soporte emocional de niños, parejas sin hijos o dueños de la tercera edad para quienes los animales son sus compañeros de juego, sus hijos o la razón de vivir. Lidiar con la perdida por accidentes, gravedad de las enfermedades, falta de recursos de los propietarios para el tratamiento, contaminación de alimentos que van a dañar vidas humanas, perdida de animales de producción que sostienen económicamente a las familias en el campo, provoca en los médicos veterinarios una carga de responsabilidad muy seria, estrés y depresión. Es por ello que el tiempo de exposición de toda carrera médica requiere de un tiempo de recuperación emocional. La mayor tasa de suicidios se da en las carreras médicas. La tasa de suicidio en la profesión médico veterinaria es casi el doble de las otras profesiones médicas y 4 veces más grande que la de la población en general.

 

En las disposiciones finales de la ley aprobada ustedes están autorizados a prescribir medicamentos para uso humano en forma excepcional. ¿Cuál es la fundamentación que podría motivar el cuestionamiento del Colegio Médico?

 

Ya prescribimos medicamentos de uso humano. Lo que queremos es más bien regularlo en toda instancia para prevenir la resistencia antimicrobiana, a la vez de que se pueda disponer más eficientemente a nivel nacional de medicamentos, ya que al tratar oportunamente y adecuadamente a los animales prevenimos que esos animales contagien sus infecciones a las personas con las que conviven. Nos estamos autorregulando, porque somos responsables de la necesidad de prevenir la resistencia antimicrobiana. Y no vamos a recetar medicamentos que sólo deben dejarse para el uso en humanos. Eso lo vamos a regular en el Reglamento, así estaremos dejando los medicamentos esenciales para uso humano. Por eso es un trabajo de equipo. A nivel mundial se está elaborando una lista de medicamentos esenciales para uso en humanos y otra lista para uso en animales y esto lo debemos respetar.

 

¿Cuántas especialidades existen en el país en la medicina veterinaria y será necesario crear más especialidades en las universidades?

 

El desarrollo económico ha permitido el surgimiento de las especialidades en la clínica de animales de compañía y la incidencia de infecciones la especialidad en salud pública y de seguro en los próximos años las universidades han de implementar más. Tenemos médicos veterinarios que requieren especializarse por especies: En animales de compañía, animales de producción, animales silvestres, animales para investigación y docencia y animales de competencia y trabajo. Poco a poco se abren mucho más las especialidades por órganos, sistemas, por servicios diagnósticos como: cardiología, dermatología, patología clínica, imagenología, anestesia, etc., etc., etc. Son tantas especies y tantos sistemas y órganos y servicios que las especialidades serán innumerables en medicina veterinaria y necesitan ser registradas para asegurar la calidad y que se fomente su implementación en las universidades según la demanda de capacitación de los profesionales en cada región.

 

La pandemia sanitaria impuso retos y desafíos a la comunidad científica para tratar de encontrar medicamentos o vacunas contra el COVID 19. ¿Cuál es el aporte de los médicos veterinarios en este asunto?

 

Se tiene la investigación del Laboratorio FARVET del MV Manolo Fernández (Chincha), de 3 tipos de vacunas contra el SARSCoV-2: 1. Vacuna intramuscular recombinante con proteína viral y adyuvante. 2. Vacuna nasal con Adenovirus, virus vectorizado de cepa de New Castle, sin efectos secundarios como la de Astra Zeneca 3. Vacuna Oral en base a Salmonella Typhi, cepa de bacteria apatógena (a la que se le quitó su patogenicidad) que lleva la fracción RBD del Coronavirus para provocar la reacción inmune. Además de ello la investigación de varias plataformas de estudio de drogas antivirales, métodos diagnósticos de COVID y de muchas otras enfermedades.

 

¿La pandemia sanitaria afectó leve o severamente la actividad laboral e ingresos económicos de los médicos veterinarios?

 

A todos afectó severamente la pandemia. Hemos perdido la vida de más de 30 médicos veterinarios durante los inicios de la pandemia, ellos han atendido durante la emergencia sanitaria para prevenir más enfermedades en las familias en confinamiento con sus animales. Al dar servicios esenciales, durante la pandemia no dejamos de velar por la sanidad en los sistemas de producción para poder asegurar los alimentos a la población durante la pandemia y que lleguen sanos a las mesas. En la práctica privada se ha dado un reducido ingreso económico que ha repercutido en la contratación de los trabajadores. Los que la han pasado peor son los médicos veterinarios mayores de 65 años o con alto riesgo y con comorbilidades, que no han podido atender presencialmente y los médicos veterinarios contratados que han perdido sus trabajos por reducción del personal. Las atenciones, ventas de medicamentos y productos veterinarios en general han bajado drásticamente. Aunque en estos últimos meses se viene recuperando lentamente.

 

¿Cuál es el mensaje que le darían a la comunidad y estudiantes de medicina veterinaria finalmente?

 

Siéntanse orgullosos por la carrera que eligieron, una profesión que soporta el 60% de las enfermedades infecciosas de la población humana en el mundo, siéntanse orgullosos de la profesión que ejercemos  con vocación y pasión y que permite desarrollar nuestro arte y talento para resolver problemas de salud en los animales que, además previene y resuelve problemas de salud en humanos y en el ambiente, siéntanse felices de que a través de nuestro ejercicio profesional,  protegemos la salud humana, animal y ambiental y que ahora es reconocida en el mundo por las organizaciones mundiales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) como el Banco Mundial, y ahora se va a reconocer en nuestro país con la promulgación de la Ley de Trabajo del Profesional de la Salud Médico Veterinario, que el Colegio Médico Veterinario del Perú viene trabajando desde el año 2014, lo que ha de brindar un camino más claro y ha de mostrar la importancia de nuestra profesión, conseguirá el reconocimiento público de nuestras competencias, para el responsable ejercicio de nuestra profesión. Ello nos compromete a poner mayor esfuerzo de superación y crecimiento en competencias, de trabajo multidisciplinario por el bien del planeta.

 

 

Hugo Amanque Chaiña


Post Banner

Post Banner