Hugo Amanque Chaiñajunio 29, 20205min113

Left Banner

Left Banner

Martin Luther King y el racismo en América

racismo

El ultimo acontecimiento ocurrido en uno de los países más poderosos del orbe los Estados Unidos de Norteamérica, con el asesinato de un ciudadano de color George Floyd el 28 de mayo pasado, bajo la irracional ignorancia de un policía norteamericano llamado Derek Chauvin, quien mato a un ciudadano negro de los Estados Unidos, nos da motivo para recordar las diferentes normas que censuran estos hechos inhumanos que ocurren con la pasividad de ciertos gobernantes como de Donald Trump.

Una de las personalidades de respeto, es el gran luchador social por las causas de la comunidad negra en los Estados Unidos de Norteamérica y el mundo, fue Martin Luther King, quien fue el líder que lucho por la eliminación del racismo no solo en los Estados Unidos de Norteamérica, sino en el mundo entero. Martin Luther King, pastor admirador de Martin Lutero y Premio Nobel de la Paz, fue uno de los defensores del cambio social no violento más conocidos del siglo XX. Nació en Atlanta, Georgia el 15 de enero de 1929.

Tuvo excepcionales habilidades de oratoria y valentía personal que atrajo la atención nacional en 1955, cuando él y otros activistas de los derechos civiles fueron arrestados tras encabezar un boicot a una compañía de transporte de Montgomery, Alabama, que exigía que las personas no blancas cedieran sus asientos a los blancos y se quedaran de pie o sentados en la parte posterior del autobús.

En 1963 en Birmingham, Alabama, Martin Luther King encabezó manifestaciones pacíficas multitudinarias que las fuerzas policiales blancas combatieron con perros policía y mangueras contra incendios creando una polémica, que generó titulares en los periódicos de todo el mundo. A lo largo de la década siguiente Martin Luther King escribió, dio discursos y organizó protestas y manifestaciones multitudinarias no violentas para llamar la atención sobre la discriminación racial y para exigir se legisle sobre derechos civiles para proteger los derechos de los afro-americanos.

El objetivo que siempre buscó, fue que tanto los blancos como los ciudadanos de color, pudiesen convivir en paz, sin ningún tipo de discriminación o desigualdad de derechos civiles. Falleció el 4 de abril de 1968 en Memphis asesinado en manos de James Earl Ray, quién luego de ser sentenciado se arrepintió. Este hecho condenable, originó una serie de revueltas en todo el país. Hubo disturbios en 125 ciudades de 28 estados diferentes, dejando un saldo de 46 muertos, 2600 heridos y 21 mil detenidos.

Estos lamentables hechos, nuevamente se realizan con policías que no tienen cultura y son protegidos por gobernantes también irracionales. Lo ocurrido hoy en un país, que pensamos es culto y racional, es totalmente condenable, no obstante, que los organismos internacionales como las Naciones Unidas, condenan y han legislado al respecto, donde los Estos Unidos es parte. El 20 de noviembre de 1963, la Declaración de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial, afirmó disponiendo la necesidad de eliminar en todas las partes del mundo la discriminación racial en todas sus formas y manifestaciones y de asegurar la comprensión y respeto a la dignidad de la persona humana.

Doctrinariamente, esta Declaración precisa que “Toda doctrina de diferenciación o superioridad racial es científicamente falsa, moralmente condenable, socialmente injusta y peligrosa, y nada permite justificarla ni en la teoría ni en la práctica”. La discriminación en una sociedad por motivos de raza, color u origen étnico constituye un inconveniente en las relaciones humanas y pacificas entre los Estados y puede alterar la paz y la seguridad entre los pueblos, así como la convivencia de las personas aun dentro del Estado mismo.

Lo ocurrido con el ciudadano afroamericano George Floyd en los Estados Unidos de Norteamérica, es totalmente condenable, cuando pensamos, que se había superado las antiguas taras sociales en pleno siglo XXI. La humanidad esta creado lleno de colores, que le da belleza, por lo que nadie tiene porqué discriminarlas por el color de la piel.

Dr. Fortunato Turpo- Abogado y Analista Internacional

 

Hugo Amanque Chaiña


Post Banner

Post Banner