Hugo Amanque Chaiñajunio 22, 202025min282

Left Banner

Left Banner

Expertos en Salud Pública plantean propuestas para reducir COVID 19 en Arequipa

uci hospital

Al 22 de junio en Arequipa, se registraron 226 fallecidos por el COVID según el reporte diario de la Dirección de Epidemiología de la Gerencia Regional de Salud, lo que es muy preocupante ya que el virus se concentró a cuatro distritos en el último mes, lo que obligó a las autoridades a recorrer distritos en 80 equipos para tratar de reducir el número de infectados. Para abordar este tema, entrevistamos por separado a tres médicos expertos en salud pública de nuestra ciudad de Arequipa. Ellos son, los ex decanos del Colegio Médico, Dr. Rafael Tapia, Dr. Wilfredo Pino y el ex gerente regional de Salud, Dr. Gustavo Rondón. Compartimos con ustedes la entrevista donde efectúan un diagnóstico, pero también plantean modificaciones para reducir el virus.

Dr. Rafael Tapia

¿Por qué razones se ha elevado tanto los enfermos por el COVID 19 en las últimas semanas y quienes con los corresponsables de este incremento?

 En Arequipa se ha desatado una reacción en cadena del COVID-19 por el desborde incontrolado de la población. Hay un estigma grave que está ocurriendo en la sociedad que se traduce en el pensamiento:  «O me muero de hambre o me muero de COVID-19». La gente ha optado por lo primero. Parece ser que el instinto de supervivencia se inclina más por la comida que por la enfermedad. Sin embargo, considero que no ha habido un análisis profundo del problema. No se evaluó todas las variables. La parte sociológica y económica fueron ítems subestimados. En lo sociológico no se determinó el comportamiento de la población, su tolerancia, su cultura, su nivel de educación y sus necesidades básicas. Optaron por soluciones simples, rápidas e ineficaces. Todo proceso se evalúa por resultados. Estos saltan a la vista; por tanto, no es difícil decir que las autoridades y los responsables no tuvieron y no tienen el acierto para prevenir y controlar este desborde.

 ¿Qué correcciones o enmiendas urgentes deben efectuarse para disminuir el número de contagiados en Arequipa?

 En todo problema social siempre debe haber revisión de modelos o de otras realidades, revisión bibliográfica del problema y la traspolación a nuestra realidad. Esto no se observó.  No hubo un cuadro técnico de expertos, no hubo una cabeza idónea y no hubo un plan a corto y mediano plazo. Creo que tampoco existe uno a largo plazo. Las medidas que se puede proponer urgentes a corto y mediano plazo, cuyo objetivo es cortar la cadena de contagios. Entre ellos, Cercos comunitarios en las zonas de mayor incidencia de casos, Priorizar la atención primaria en postas médicas y centros de salud y proporcionarles los recursos e insumos necesarios para la detección temprana y tratamiento precoz a todos los pacientes, sobre todo asintomáticos y con formas leves de enfermedad, Visitas domiciliarias casa por casa para la detección de casos y manejo oportuno, Plantear un esquema de tratamiento precoz casi obligatorio a todos los casos, Derivar los casos delicados a hospitales de mayor nivel, Contratar personal médico y de salud en condiciones dignas, sin terceros, Reforzar medidas de prevención a través de la educación por todos los medios

¿Qué lecciones está dejando esta pandemia a la sociedad y las autoridades?

No a la improvisación y a la desidia, un trabajo planificado y serio con personal calificado, mayor sanción a la corrupción y construir hospitales modernos, formar más especialistas en Salud pública y comunitaria, Medicina familiar, Emergencia y Cuidados Intensivos en las Universidades, impulsar la atención primaria de salud con personal médico, infraestructura e insumos, plantear la visión de la problemática en forma integral a través de planes estratégicos en función de tiempos establecidos, con evaluación crítica y con la suficiente capacidad para los cambios dinámicos y eficaces. Todo se evalúa en función de los resultados. Los demás es utopía o demagogia.

 Dr. Wilfredo Pino

¿Por qué razones se ha elevado tanto los enfermos por el COVID 19 en las últimas semanas y quienes con los corresponsables de este incremento?

No hubo previsión en los servicios de salud, en recursos humanos, en infraestructura , en tener planes alternativos, en contar con redes de atención y de laboratorios, en unificar el sistema de salud completamente fragmentado que tenemos, y encima una evidente falta de liderazgo nacional, regional y local, pero como reclamarles si eso fue lo que elegimos, lo peor es encontrar en los pseudo líderes ocasionales marcada insensibilidad en un sector como el de salud que debe ser solidario y empático, pero al mismo tiempo encontrar y evidenciar, aunque creo que siempre lo supimos, gran cantidad de funcionarios de distintos niveles, corruptos, mentirosos y hasta malhechores, que en plena pandemia lejos de demostrar responsabilidad y patriotismo, se han aprovechado de la emergencia para “jalar agua para su molino”, o mejor “plata para su bolsillo.  No se guardó el debido distanciamiento social, entonces qué le pedimos a los peruanos que no tienen un nivel cultural adecuado y por el contrario pone en evidencia también a nuestro sistema educativo carente de valores fundamentales, ha formado peruanos con poca o nula responsabilidad social. La falta de educación para que la gente se sepa comportar y se sensibilice y haga lo que tienen que hacer. Los medios de comunicación que solo informan sobre el número de contagiados y muertos, pero no hace educación sanitaria y no informa y forma nada de lo que los ciudadanos deben hacer. La falta de control por parte de la policía nacional y las fuerzas armadas, que muchas veces, lejos de controlar, son parte del desborde. La gente pobre que no tienen que comer y sale a buscárselas y hasta a delinquir, sin llegar a obtener el apoyo de sus autoridades, que entregan canastas a su allegada y no a quien lo necesita. Pero si preguntas porque estamos mal, sencillo, por todo y por todos.

¿Qué correcciones o enmiendas urgentes deben efectuarse para disminuir el número de contagiados en Arequipa?

Hay muchas correcciones que hacer, las enumeraremos brevemente:

Trabajo unificado en salud en toda la región con un liderazgo autentico, técnicamente competente, solidario y empático. Mantener una cuarentena controlada y focalizada, identificar áreas de alta contagiosidad y colocar a la PNP y Ejército a controlar mercados, bancos, hospitales y todo lugar donde se generen aglomeraciones y solo se tenga el aforo adecuado, que mantenga el distanciamiento social, colocar agua y jabón en todos estos lugares y verificar el correcto uso de las mascarillas. Cuarentena obligatoria focalizada. Personas mayores que fácilmente pueden identificarse, no deben salir a la calle y si lo hacen tendrá que ser con un permiso especial, de lo contrario debe ser llevados a algún albergue temporal, sino tienen familia. Difundir de manera persistente todas las medidas higiénicas y de control por todas las vías y formas posibles, hasta que la gente pueda estar en condiciones de auto cuidarse, los medios de comunicación masiva, las aulas virtuales y todas las autoridades deben insistir en ello.

Reforzar el primer nivel de atención (puestos y centros de Salud), que son una barrera de contención fundamental, con participación de los agentes comunitarios o promotores de salud, para labores de información y educación a la población, además identificación de casos, tratamiento de casos leves y referencia de casos moderados y graves a los hospitales, además hacer seguimiento de casos hasta su alta vía remota (telefónica). Reestructurar los grandes hospitales destinados a la atención de gran demanda de pacientes, se defina, organice y ejecute a la brevedad posible, no solo funcionalmente sino también físicamente, la atención de pacientes Covid y No Covid. Garantizar por parte del ejecutivo regional, la existencia de EPPs, medicamentos, oxígeno, ventiladores y otros equipos de acuerdo a requerimientos. Establecer equipos de intervención rápida o de tipo SAMU para la atención de casos graves. Control y sanción a personas e instituciones que oculten productos de uso para Covid 19, así como a los que cobran sobreprecios y venden productos falsificados, fundamental en farmacias, laboratorios, centro de Rx y clínicas. Con sanciones por flagrancia.

¿Qué lecciones está dejando esta pandemia a la sociedad y las autoridades?

Para después de Covid:

Fortalecer el sistema de salud, reestructurándolo, es necesario un cambio del modelo de sistema de salud. Hay que trabajar sobre la realidad sanitaria nacional y sobre las necesidades identificadas en salud. Así mismo trabajar coordinadamente entre el MINSA, ente rector de la salud y las instituciones formadoras de servidores de salud. Mejorar la educación y particularmente la educación sanitaria de la población, lo que implica una mejora en el sistema educativo. En particular en medidas de higiene, auto cuidado de su salud, cuidado del medio ambiente y responsabilidad social. Generar empleos y trabajo formal, que desparezca progresivamente la informalidad en el país, y con ello se garantice mejor calidad de vida y menores factores de riesgo. Sistemas de logísticas saludable, es decir a prueba de cualquier virus, fundamentalmente el de la corrupción. Lo único que se le pide a la Logística es proveer el producto necesario en el momento oportuno y al precio más accesible. Ciudades limpias y bien organizadas, recojo de basuras y rellenos sanitarios en cada provincia. Mayor fomento de la investigación dirigida a resolver los problemas fundamentales de la población.

Dr. Gustavo Bernardo Rondón

¿Por qué razones se ha elevado tanto los enfermos por el COVID 19 en las últimas semanas y quienes son los corresponsables de este incremento?

La elevación del número de contagiados era de esperarse, porque este virus es altamente transmisible; por lo que debía evitarse la elevación “exponencial”, es decir que el contagio que se iba a producir sea más larvado, que la curva sea más plana, menos pendiente. Peor aún que el número de personas requirentes de cuidados y tratamientos no vaya a sobrepasar el número de camas para hospitalizar y que de ellos haya un desborde en la implementación de las Unidades de Cuidados Intensivos. La consecuencia lógica, de todo este accionar es el número de muertos, que ya superó los 200.

Las medidas tenían que estar orientadas a evitar la transmisibilidad del virus y sabemos todos que el contagio sólo se da de persona a persona. Era evitar que se auto infrinjan al tocar superficies contaminadas. Había que evitar conglomeraciones.

En primer término, falló la gente; no se extremaron las prevenciones que se tenían que tomar, si las vías de ingreso eran ojos, nariz y boca había que cubrir todas ellas y eso no se hizo. Era fundamental principalmente al inicio, desde el caso “cero” en la Ciudad. En segundo lugar, falló la estrategia; un comienzo lento, poco técnico, con idas y venidas en cuanto a decisiones, escasa mirada trans-sectorial, es decir todos los sectores y todas las Instituciones tenían que actuar, proyección rápida de nuestros requerimientos en infraestructura, equipamiento para enfrentar la agresividad de la virulencia del COVID.

Desarrollo de “la territorialidad” es decir trabajar con cada Distrito para evitar movilizaciones masivas y a grandes distancias y que personas contagiadas vayan diseminando y/o recogiendo el virus desde y para sus hogares. Era extender “empoderamiento” y participación activa y responsable de los Alcaldes, y lograr compromiso, involucramiento, eficacia, eficiencia y efectividad en ellos, desde el principio y en una jurisdicción más manejable. En el Sector Salud, enfocarse en el tercer Nivel y restringir al mínimo el primer Nivel de Atención, que es el que está más cerca de la gente, el que debe vigilar cercanamente el comportamiento del impacto de la pandemia y ejecutar el cerco epidemiológico necesario y requerido en estos casos, no fue lo más adecuado.

Un liderazgo, distraído, irresponsable, con escasa reflexión, conocimiento y sensibilidad en lo que se venía peligrosamente para la vida de la gente. Por ejemplo, era vital proporcionar los EPP (Equipos de Protección Personal) para todos los seres humanos expuestos en primera línea al contagio, había que recurrir al mercado local; era, es y será vital la entrega de los mismos, pues más allá de la protección que brindan, son mecanismos de “confianza” para quienes tienen que enfrentar el mal. Creo que también falló la información y comunicación, no sólo como mecanismo de entrega de datos; sino más bien como estrategia de involucramiento de la población, que vaya tomando conciencia del avance peligroso de la Pandemia y sus riesgos de letalidad.

¿Qué correcciones o enmiendas urgentes deben efectuarse para disminuir el número de contagiados en Arequipa?

Re direccionar lo hecho hasta ahora y que fatalmente nos ha llevado a sobrepasar las dos centenas de fallecidos en la Región. Activar el I nivel de atención en salud, pero no sólo “encargándole” acciones; sino “repotenciando”, dándoles mayores recursos, hasta modernizarlo con equipos y tecnologías de Información y Comunicación para que puedan teleconsultar, teleorientar, telemonitorizar, seguir vía teléfono a cada persona, familia, comunidad. Ahora que no se puede salir mucho de casa, ahora que hay temor de las personas a salir de casa y menos de ir a un establecimiento de salud por el temor de coger el virus, se hace necesarisimo, que los tengamos cerca con estas tecnologías. Que cada Establecimiento de Salud, vía telefónica o plataforma virtual consulte con la IPRESS correspondiente y aclare dudas, valore síntomas, pida opinión especializada, coordine mejor las referencias y contra referencias, etc.

Haga seguimiento de sus tratamientos, de enfermedades como la diabetes, las cardíacas y otras. Ya sea monitorizado en sus medicamentos y evolución, es decir sin salir de casa, puede ser visitado, para ser controlado, tratado, e incluso para aplicar vacunas y seguimiento de estrategias sanitarias que no son COVID y que por atender a éste han sido descuidadas y porque no remarcar, olvidadas. En lo personal, ahora que estamos en el “sálvese quien pueda” hay que usar protectores personales que cubran las tres puertas de ingreso del virus a nuestro organismo: ojos, nariz y boca, y para ello usar viseras faciales que cubran toda la cara, lentes herméticos, mascarillas garantizadas; no cualquier mascarilla, que puede darnos una “falsa protección”. Estas sencillas medidas pueden evitar el viaje del virus de una persona a otra, contagiarla y seguir propagando la infección. También poner en práctica el viejo adagio bíblico “cuídate, que yo te cuidaré”, recomendar cinco mandamientos nuevos para luchar contra el COVID: No te toques la cara, cúbrela con visera y mascarilla y lávate las manos antes y después de cada procedimiento, y previo a entrar en cercanía con alguien. No es distanciamiento social, es “distanciamiento físico”; podemos estar vía tecnologías nuevas de información y comunicación socialmente juntos; pero físicamente tenemos que estar a dos metros de distancia de otro ser humano, que amemos o no. No subas de peso, haz actividad física, aliméntate saludablemente, y usa utensilios “personales” incluso en el hogar. Toma sol dos veces al día, mañana y tarde, por 20 minutos, necesitamos de los rayos ultravioletas y vitamina D. Al salir a la calle, mantén tu derecha al caminar por la acera, si eres varón usa pelo corto, sin barba y si eres mujer usa el cabello recogido.

Ahora y para siempre establecer una capacitación popular intensa “lograr que la ciudadanía sepa tanto de salud, que sea partícipe en las soluciones de salud”. La Pandemia nos ha hecho ver, como quienes han sido víctimas del COVID con su ignorancia e irresponsabilidad en no pocos casos, pueden pasar a ser victimarios de sí mismos y de los demás. Perder la Salud no sólo es perder la vida, sino perder economía, productividad, felicidad.

¿Qué lecciones está dejando esta pandemia a la sociedad y las autoridades?

Diría, “tremendas”, como lo dijo Terabayashi al inicio de la Pandemia: “el SARS COV 2 ha recordado tres cosas importantes: A la gente, a la ciudadanía, a la población, qué con medidas tan simples, como “lavarse las manos” podríamos evitar tantas afecciones fatales en nosotros mismos. Hacerles recordar que “con salud todo, sin salud nada”. A las Autoridades, a los Estados, haber desnudado el “abandono”, la falta de atención real de la Salud, el no invertir lo necesario en nuestro sistema salud, que solo paso por exigir “eficiencia” a quienes llevaban adelante el sector; pero con bajísimos recursos, presupuestos de subsistencia (PBI del 3.4 %) y que nos demostró falencia de camas de hospitalización, implementación de unidades de cuidados intensivos en calidad y cantidad suficientes, y lo más importante el número de recursos humanos para mover el sector (PBI entre 6 al 8%).

A la Humanidad, “cuidarse para cuidar de los demás”, despertar en este mundo individualista, consumista, que la solidaridad es esencial para construir un mundo mejor”. En nuestro medio, en Arequipa en concreto, tener autoridades que tengan la humildad de reconocer que requieren del apoyo de otros que pueden ayudarnos y socorrernos en momentos, mejor aún, como el de una Pandemia. Acápite aparte, a seguir las obras que se dejaron en construcción y sólo requerían ponerlas en acción, nos sigue ganando el egoísmo de “si no lo he hecho yo, no sirve; sólo haré, lo que yo creo que es necesario”, y la verdad es que todos, no lo sabemos, ni conocemos todo. Nos falta la humildad de la grandeza, que aparentemente no la han tenido nuestras actuales autoridades regionales.

Si se hubieran puesto en acción, los Hospitales de Chala, Camaná y Cotahuasi, que ya tenían completa su infraestructura, equipamiento, solo faltaba personal, y que por la pandemia ya se habrían contratado y completado su fin; estos Establecimiento de Salud ya hubieran estado en operación en nuestras provincias donde el coronavirus empezó a atacar. En el caso del Hospital Nivel II “Maritza Campos” en el Cono Norte de la Ciudad hubiera sido el símil del Hospital de Ate en Lima y hubiera sido estrenado para pacientes COVID y hubiera ayudado al descongestionamiento del Hospital Regional Honorio Delgado que ya quedo insuficiente para albergar a tanto paciente contagiado que necesita hospitalizarse y proporcionar cuidados intensivos con efectividad. Sugiero repotenciar los Centros de Salud I-4 de La Joya, Tiabaya, Hunter, Mariano Melgar, Zamácola, Ciudad de Dios, Ampliación Paucarpata, Ciudad Blanca, Edificadores Misti y Miraflores. A futuro impulsar el Hospital II-1 de Alto Inclán y el I-4 de Cocachacra en Islay. Si de algo sirve, gestionar que se financien los proyectos del nuevo Hospital Goyeneche y del Laboratorio de Referencia Regional.

 

Hugo Amanque Chaiña


Post Banner

Post Banner